Pinceladas de Asturias

facebookTwiterYou Tubeinstagram

Visitas: 154062

COVID‐19, en la industria de la construcción

La pandemia del COVID‐19 es una emergencia de salud pública, que está afectando  también  severamente  a  la  actividad  económica  de  toda  la  cadena  de  valor  de  la  industria  de  la  construcción,  cuya  producción  bruta  representa  un  10%  del  PIB,  y  emplea a 1.265.00 personas trabajadoras.

Constatando esta realidad el Real Decreto‐Ley de medidas urgentes extraordinarias  para hacer frente al impacto económico y social del COVID‐19, contempla la voluntad  legislativa de que la actividad constructiva se mantenga salvo que como consecuencia  de las limitaciones derivadas de la declaración de estado de alarma aquella resulte  imposible,  y  en  este  marco  se  viene  desenvolviendo  el  sector  de  la  construcción,  compatibilizando  los  trabajos  a  desarrollar  con  las  nuevas  y  rigurosas medidas  de  prevención, de seguridad y de salud; medidas que sin duda hacen más compleja la ya  de por si complicada organización de una obra.  En  este  contexto  de  necesidad  de  continuar  con  la  actividad  constructora,  las  empresas se encuentran enormemente afectadas en sus ritmos de producción, que  pueden  devenir  en  posibles  incumplimientosd de  contratos,  cancelaciones,  suspensiones o penalizaciones. Para mitigar todos estos posibles impactos y en plena  colaboración con el Gobierno de la Nación, consideramos conveniente solicitar que  además  de  las  propuestas  de  carácter  general  ya  anunciadas,  utilizar  todas  las  medidas de flexibilidad en relación con el desarrollo de los contratos, tanto en lo que  se refiere a la posibilidad de suspender, reducir o prorrogar la actividad de las obras  en  curso,  sin  penalizaciones,  durante  el  tiempo  necesario,  si  la  empresa  tuviera  dificultades para cumplir con las medidas requeridas de salud y seguridad para los  trabajadores  y/o  si  no  puede  desarrollar  la  actividad  debido  a  la  interrupción  de  suministros o la escasez/falta de personal a raíz del COVID‐19. Tal flexibilidad sería aplicable a todas las obras, públicas o privadas, permitiría una  prórroga de la duración de las mismas y destinar recursos específicos para cubrir los  costes  adicionales  (generales,  extras,  de  seguridad  y  salud,  de  organización  y  reprogramación, etc.) generados.  Ayudaría a estos fines reconocer que la pandemia del COVID‐19 es un caso de “Fuerza  Mayor”, como solicita a la Comisión Europea la Federación de la Industria Europa de  la Construcción, y que tiene que ser tratado conforme a esto para preservar empleos,  evitar consecuencias negativas derivadas y evitar paralizaciones definitivas.                   

Confederación Nacional de la Construcción, Madrid, 26 de marzo de 2020