Pinceladas de Asturias

facebookTwiterYou Tubeinstagram

Visitas: 170722

El Principado destina más de 30 millones a reducir el tamaño de los grupos hasta 2º de ESO y refuerza con más de 850 nuevos docentes la atención en los centros educativos

El Gobierno de Asturias, en su apuesta por garantizar la máxima seguridad en la vuelta a las aulas, bajará las ratios a un máximo de 20 alumnos y alumnas por grupo en todo el ciclo de Educación Primaria y en los dos primeros cursos de Secundaria.

Para los niveles superiores de Secundaria (3º y 4º) y los dos cursos de Bachillerato se promoverá que el curso comience con un modelo semipresencial, en el que el alumnado de las aulas que superen esas ratios acuda a los centros en días alternos u otros modelos análogos.

El compromiso del Principado de hacer de los centros educativos espacios seguros se concreta en una inversión extraordinaria de más de 30 millones solo en personal docente de ambas redes (pública y concertada), lo que implica más de 850 profesores más, el 65,5% para la escuela pública.

La consejera de Educación, Carmen Suárez, ha explicado hoy el escenario de inicio de curso tras participar ayer, junto con responsables de todas las autonomías y de los ministerios de Educación, Sanidad y Cohesión Territorial, en una reunión conjunta de la Conferencia de Educación y del Consejo Interterritorial de Salud, en la que se acordaron de forma casi unánime 23 medidas educativas y 5 recomendaciones referidas a los centros educativos para este curso 2020-2021. A falta de algunas actualizaciones, el grueso de las medidas ya está recogido en las instrucciones y en el plan autonómico que Asturias elaboró y publicó en el portal corporativo de Educastur a finales de julio y que los centros deben adaptar ahora a sus características.

Las reglas generales para el próximo curso serán el mantenimiento de una distancia interpersonal de seguridad que las autoridades sanitarias han fijado en 1,5 metros, el uso generalizado de mascarilla por encima de los seis años, la higiene de manos y la ventilación de los espacios.

El personal docente y no docente que tenga contacto con el alumnado habrá superado previamente una prueba PCR. El Servicio de Salud (Sespa) comenzará a citar en los próximos días a los docentes de Infantil y Primaria, primeros en retomar la actividad con el alumnado. El criterio de los técnicos de Salud Pública podría aconsejar repetir estas pruebas a lo largo del curso en caso de necesidad.

Evolución de la pandemia

El Ejecutivo autonómico quiere comprobar cómo evoluciona la pandemia durante las primeras semanas de septiembre, por si resulta necesario reforzar aún más las medidas de seguridad de cara a la vuelta a las aulas o revisar las decisiones para proteger a las personas. Por esta razón, el Consejo de Gobierno ha acordado hoy que las clases comiencen este curso de forma escalonada unos días después de lo inicialmente previsto:

  • Infantil y Primaria: 22 de septiembre.
  • Secundaria: 28 de septiembre.
  • Bachillerato: 29 de septiembre.
  • Formación Profesional: 30 de septiembre.
  • Otras enseñanzas (idiomas y educación de personas adultas): 5 de octubre.

Por otra parte, el próximo curso también funcionarán servicios esenciales como el comedor y el transporte escolar, en los que se extremarán las medidas de prevención e higiene, como ocupar siempre los mismos asientos, en el caso del comedor, distanciados de los compañeros y compañeras con los que no se conviva en el centro. También habrá actividades extraescolares, siempre que cumplan un protocolo específico elaborado por Salud.

A la inversión extraordinaria de más de 30 millones en personal docente en las redes pública y concertada se suman este curso las partidas necesarias para atender otras necesidades organizativas derivadas del covid-19, como la limpieza, la señalización y adecuación de espacios y la compra de mascarillas y otros equipos de protección individual para los centros. Una parte importante de las inversiones, más de 3 millones, se emplearán en seguir reforzando la digitalización del sistema, con la adquisición de nuevos dispositivos portátiles, que los centros pondrán a disposición del alumnado que lo necesite.

La comunidad dispondrá, además, de 1,5 millones para el Programa de Refuerzo, Orientación y Apoyo (PROA) y de casi 6,3 millones para modernizar la Formación Profesional.

La titular de Educación ha señalado que la presencia de los niños y niñas en las aulas estará, lógicamente, condicionada por la evolución de los contagios durante todo el curso. No obstante, la prioridad del Gobierno de Asturias es procurar que el alumnado de menor edad y aquel que se encuentra en una situación vulnerable desde el punto de vista social o educativo acuda físicamente a los centros.

Consciente de las incertidumbres que la evolución de la pandemia genera en todos los ámbitos, Carmen Suárez ha hecho un llamamiento a la tranquilidad de toda la comunidad educativa (profesorado, alumnado y familias), porque, dentro de la disponibilidad presupuestaria, se están tomando todas las medidas que permiten compatibilizar la salud de todos los que intervienen en el sistema con la prestación de un servicio público de enseñanza reconocido por su calidad.