Pinceladas de Asturias

facebookTwiterYou Tubeinstagram

Visitas: 162593

Exposición "Francisco Grande Covián: la estética de lo saludable", del 28 de julio al 25 de agosto en la Plaza de Trascorrales (Oviedo)

la esteticade lo saludable1Nació Grande Covián en Colunga (1909), desplazándose a Madrid para estudiar Medicina, donde coincidió con Severo Ochoa en la Residencia de Estudiantes y en el Departamento de Fisiología que dirigía el profesor Juan Negrín.

Becado o pensionado por la Institución Libre de Enseñanza amplió estudios en Alemania, Dinamarca, Suecia y Gran Bretaña. En 1950 obtuvo la cátedra de Fisiología y Bioquímica de la Universidad de Zaragoza, aunque prefirió “exiliarse “en Estados Unidos para dirigir el Departamento de Fisiología e Higiene de la Universidad de Minnesota.

Tras su jubilación americana en 1974, se incorporó a la Facultad de Ciencias de la Universidad aragonesa hasta 1994, reiniciando la labor científica en diferentes campos. De su estadía en ambas universidades nos dejó una amplia escuela de discípulos y colaboradores de proyección nacional e internacional en los campos de la Nutrición y la Vitaminología. Como investigador sus primeros momentos se centraron en la fisiología y bioquímica del ejercicio muscular, también en la fisiopatología de las enfermedades carenciales; pero sus grandes campos de actuación habían de ser el metabolismo de los lípidos y los problemas de la nutrición, en particular los efectos de la hipo y sobrealimentación en humanos. Sus investigaciones sobre la dieta han permitido establecer su influencia sobre las enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes y ateroesclerosis. Señaladamente, las relaciones entre las grasas, el colesterol y la secreción biliar. Sin lugar a dudas, sus trabajos de divulgación sobre la higiene alimentaria, en particular de la alimentación inadecuada como causa de enfermedad, han gozado de gran proyección mediática. Con su saludable naturaleza, sazonada con ese humor astur de sabio bonachón, fue Paco Grande (“Pachu” para Ochoa), un ejemplo de entrega a la Ciencia y un modelo de afabilidad de trato y humanidad cordial que nos descubrió la trascendencia de la dieta y su responsabilidad en la salud de las personas.

Juan Méjica homenajea a Francisco Grande Covián: nutrición y arte relacionados La presente Exposición no sólo homenajea al doctor Grande Covián con la muestra de algunos elementos de su legado biográfico y científico, sino que evoca en clave artística el ambiente de los laboratorios, verdaderos talleres de experimentación, al igual que el papel de la alimentación en nuestra sociedad. Asimismo, la obra artística de Méjica rindiendo homenaje al investigador y divulgador colungués y plasmando la estética de lo saludable nos descubre un afortunado maridaje e imaginativa ósmosis entre lo científico y el mundo de la plástica. Figuración y abstracción, simbología y evocación se reflejan en las pinturas y se reproduce en otras manifestaciones artísticas. Carácter y personalidad que se revela tanto en las composiciones armoniosas de color de los bodegones alusivos al mundo gastronómico como en el virtuosismo de los retratos del profesor Grande; y la misma creatividad se descubre en el naturalismo con que resuelve la iconografía de platos de comida o en las sintetizadas composiciones de cacharros de cocina. En suma, celebramos este diálogo entre Ciencia y Arte para recordar la figura de Paco Grande (“Pachu” lo llamaba su amigo Severo Ochoa), cuya dedicación a investigar y comentar los problemas de la nutrición capta notablemente Méjica con su personal mirada creadora. María Dolores Rodríguez Blanco Directora de la Fundación Méjica.

En la Plaza Trascorrales 25, Oviedo. Del 28 de julio al 25 de agosto. Lunes a sábado, 12:00 h a 14:30 h y de 19:00 h a 21:00 h Domingo y festivos, 12:00 h a 14:30 h

Forma parte de la “familia” de Pinceladas de Asturias :)

Visita nuestra web

Síguenos en las redes sociales

Envíanos actividades

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.