Pinceladas de Asturias

facebookTwiterYou Tubeinstagram

Visitas: 124538

¡Este año si toca la Bienal de La Habana, pero con alternativa!

Tras la suspensión del pasado año por el Huracán Irma, la que, desde hace 35 años, es la mayor cita de las artes visuales en Cuba, arranca este viernes en la capital de la isla, con decenas de artistas y proyectos de 52 países repartidos por 44 sedes.

La bienal también está rodeada de polémica con la celebración de una bienal alternativa y paralela, la Bienal Sin 349, tras la aprobación del gobierno cubano del Decreto 349, una reciente ley que exige el visto bueno de las autoridades para que los artistas puedan presentar su trabajo al público e instaura la figura del inspector.

Mientras unos apuestan por "la construcción de lo posible" en la gubernamental Bienal de La Habana, otros plantean una bienal alternativa y paralela a la oficial, desafiando de frente el intento de control del gobierno cubano sobre los artistas de la isla con la "Bienal Sin 349", como hace tan solo unos días publicaba The Art Newspaper.

Son las dos posiciones o planteamientos ideológicos que conviven dentro del mundo artístico y cultural de la isla. Por un lado, la de artistas que participan en un evento gubernamental, y, por otro, la de aquellos que no quieren posicionarse junto a un gobierno que les somete a un férreo control y censura, enfrentándose a él con todas las consecuencias (en ocasiones, con detenciones incluídas). Y es que en la capital de Cuba hace tiempo que se cruzan estas dos realidades entre artistas, curadores y gestores culturales (amigos y menos amigos).

Extendiéndose durante un mes, del 12 de abril al 12 de mayo, finalmente, se celebrará la 13ª edición de la Bienal de La Habana, la cual fue originalmente planeada para noviembre de 2018, pero cancelada por los daños causados por el huracán Irma, o, así, al menos, lo explicó el gobierno cubano.

En esta nueva ocasión, el equipo curatorial lo integran, como viene siendo tradición, miembros del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, como son los cubanos: Margarita González Lorente, Nelson Herrera Ysla, Margarita Sánchez Prieto, José Manuel Noceda Fernández, José Fernández Portal, Ibis Hernández Abascal y Lisset Alonso Compte.

Este septeto ha sido el encargado de la conceptualización y selección de artistas y proyectos que mostrarán en 44 sedes las más diversas expresiones y tendencias del arte contemporáneo, como, desde hace más de 30 años, viene haciendo la mayor cita de las artes visuales en Cuba, a unos asistentes, que se estima sobrepasen a los de ediciones anteriores debido a la suspensión del pasado año.

Entre los artistas de las exposiciones que conforman la muestra central de la Bienal estarán creadores que ofrecerán una mirada a las tendencias actuales de la escena contemporánea dentro de los campos de la performance, vídeo, pintura, escultura, fotografía, instalación... 

Rocío García (Villa Clara, 1955), Carlos Martiel (La Habana, 1989), Tamara Campo (Pinar del Río, 1971), Carlos Garaicoa (La Habana, 1967), Juan Carlos Alom (La Habana, 1964), Adonis Flores (Sancti Spíritus, 1970), Alejandro Campins (Manzanillo, 1981) junto a los Premio Nacional de Artes Plásticas Manuel Mendive (La Habana, 1944), René Francisco Rodríguez (Holguín, 1960), José Manuel Fors (La Habana, 1956) o José Villa Soberón (Santiago de Cuba, 1950) forman parte del grupo de nacionales, entre otros.

Por otro lado, la bienal vuelve a registrar una alta presencia de artistas extranjeros, con un nuevo claro dominio de los provenientes de países iberoamericanos, caso de la argentina Ana Gallardo (Rosario, 1958), el portugués Pedro Cabrita Reis (Lisboa, 1956), los españoles Asunción Molinos (Aranda de Duero, 1979), Max de Esteban (Barcelona, 1959), Sara Ramo (Madrid, 1975) y Esther Aldaz (Las Palmas de Gran Canaria, 1979), la peruana Maya Watanabe (Lima, 1983), la venezolana Natalia Rondón (Caracas, 1972), el colombiano Nicolás Consuegra (Bogotá, 1976), la salvadoreña Alexia Miranda (El Salvador, 1975), el uruguayo Fernando Foglino (Montevideo, 1976), la brasileña Lais Myrrha (Belo Horizonte, 1974), la bolivariana Narda Alvarado (La Paz, 1975), el costarricense Óscar Figueroa (San José, 1986), la guatemalteca Lourdes de la Riva (Guatemala, 1955), y los mexicanos Jorge Méndez Blake (Guadalajara, 1974), Javier Hinojosa (Ciudad de México, 1974) y Tania Candiani (Ciudad de México, 1974), por citar solo algunos.

Además, la bienal cuenta con una serie de eventos colaterales como los organizados por la mega galería italiana Continua y muestras individuales de José Yaque (Manzanillo, 1985) u Osvaldo González (Camagüey, 1982), entre otros.

Sin embargo, la bienal también se verá salpicada de polémica con motivo de la reciente aprobación por parte del gobierno cubano del Decreto 349, una ley que exige el visto buenos de las autoridades para que los artistas puedan presentar su trabajo al público e instaura la figura del inspector que podrá cerrar una exposición o someter a los artistas al decomiso de activos si determina que estos no están acorde con la política cultural de la Revolución.

Por ello, un grupo de artistas cubanos (el mismo que decidió el pasado año llevar a cabo la #00Bienal de La Habana tras la suspención de la XIII, entre ellos, Tania Bruguera o Luis Manuel Otero Alcántara -ambos detenidos por ello-) ha decidido volver a rebelarse, esta vez, contra esta legislación que busca censurar en nombre del estado, estableciendo una Bienal alternativa y paralela, a la que han llamado Bienal Sin 349, que se llevará a cabo en el Museo de Arte Políticamente Inconveniente, dirigido por artistas de La Habana Vieja, y obras de artistas cubanos e internacionales que tratan el tema de la censura cubana. (Hemos intentando localizar una web, página de Facebook o Instagram y nos ha sido imposible) 

Forma parte de la “familia” de Pinceladas de Asturias :)

Visita nuestra web

Síguenos en las redes sociales

Envíanos actividades

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.