Pinceladas de Asturias

facebookTwiterYou Tubeinstagram

Visitas: 135254

Nadie desaparece del todo-Lázaro Covadlo

Cuentos excepcionales de una voz narrativa que cuenta con un sorprendente mundo propio, que nos habla de seres decididamente solitarios que tejen frágiles cuerdas sonámbulas al borde del abismo» 

Enrique Vila-Matas sobre los cuentos de Lázaro  Covadlo. 

Con apenas dos libros de relatos Lázaro  Covadlo  se ha convertido en un autor de culto dentro del género, elogiado por escritores de palos tan distintos como Quim Monzó, Marcos Giralt Torrente, Antonio Muñoz Molina, Gustavo Martín Garzo y Javier García Sánchez.

Sus relatos, que rebosan humor, guiños literarios y oficio, exploran las vidas de personajes extravagantes, cuya conducta colinda con el crimen, que parecen brotados directamente de un sueño, prisioneros de sus propias alucinaciones; criaturas que Covadlo examina en situaciones límite con una prosa clara, fría, impasible: como si una lente racional se aplicase sobre los abismos del absurdo. 

«Nadie desaparece del todo» recoge una selección de sus mejores cuentos, textos donde Covadlo prosigue su exploración de lo humano en situaciones límite y sus juegos con la tradición literaria. Una oportunidad inmejorable para adentrarse en su universo cómico y siniestro; y constatar de primera mano estas palabras de Sergi Pàmies: «nadie escribe como Lázaro Covadlo».  

Lázaro Covadlo nació en Buenos Aires en el año 1937, aunque reside desde el 1975 en  España, después de abandonar su país por motivos políticos. Buen conocedor de la tradición filosófica y lector asiduo de Giles Deleuze, Roland Barthes, Jean Paul Sartre o Friedrich Nietzsche, su obra literaria destaca por un vivo sentido del humor que en ocasiones se derrama en el absurdo. Covadlo ha escrito siete novelas y dos libros de relatos. Sus libros se han traducido al francés, portugués y al búlgaro. Recibió el premio Café Gijón  en 2004 y ha sido finalista del premio Planeta Biblioteca del Sur. En paralelo a esta obra de ficción Covadlo ha escritos numerosos artículos para periódicos, suplementos y revistas; y un ensayo, La bodrioteca de Covadlo, donde da rienda suelta a su imaginación.