Pinceladas de Asturias

facebookTwiterYou Tubeinstagram

Visitas: 131660

Adultos

ASTURIAS-PUCHEROS-EN-EL-PARAISOCon “Asturias entre pucheros” la periodista Ana Paz Paredes rompió récords de ventas. Este nuevo y esperado libro, “Asturias, pucheros en el paraíso”, sigue la misma estela y ahonda en un terreno que ella conoce como nadie: disfrutar de todo lo que ofrece el Principado al viajero, en su tiempo de ocio, y haciendo especial hincapié en los bares y restaurantes donde se come rico en diferentes pueblos de la región.

ElVino de_Cangas

El libro, que ha contado con la colaboración de la Denominación de Origen Protegida Cangas, está ilustrado a todo color con dibujos realizados en su mayoría con acuarela líquida, donde Neto nos refleja en su ágil, sintético y personal estilo unas imágenes llenas de contenido y atractivo colorido.

libertinosLos últimos libertinos es el relato verídico de siete personalidades que vivieron los últimos esplendores de la monarquía: la crónica de una forma de vida que 1789 se llevará para siempre.

mujeres que_se_mueven2El libro Mujeres que se mueven recoge la historia de Gladys, Jénnifer, Vicky, Merche, Daniela, Hanane, Verónica y Gabrieli (emitimos sus apellidos para preservar su intimidad). Ocho mujeres que han migrado una o varias veces a lo largo de su vida y que, en la actualidad, residen en Asturias.

LAs hijas_de_Antonio_López«Me gustaría poder decir que Las hijas de Antonio López es un ajuste de cuentas con la vida. Pero no puedo. Porque la vida nunca nos debe nada. Nunca. Por mucho que nos quite. Y por eso nunca nos lo devuelve. Lo perdido, perdido está. Solo queda mirar hacia adelante. Y proteger lo que está por llegar». Rebeca Khamlichi

terciosTercios relata con extraordinaria épica la aventura de la infantería española desde los tiempos del Gran Capitán, a principios del siglo XVI, hasta la disolución formal de los tercios dos siglos después.

el inventor_de_sueñoEl inventor de sueños crea complejos anismos relojeros para que, quienes llevan una vida anodina, puedan disfrutar cada hora de las aspiraciones anheladas en el pasado y frustradas por una inflexible cotidianeidad que las transforma en meros sueños inalcanzables.