Pinceladas de Asturias

facebookTwiterYou Tubeinstagram

Visitas: 132768

Adultos

Este libro recoge las herramientas para reforzar algunos ámbitos del ejercicio delliderazgo para transmitir ideas o propósitos coneficacia y  lograr que la empresa alcance su meta.

Hola te_acuerdas_de_míSi te gusta Megan Maxwell, no puedes dejar de leer su novela más íntima, basada en la historia de su madre y repleta de momentos emotivos que te harán tener los sentimientos a flor de piel.

Gente que_viene_y_bahLaura Norton, triunfadora en 2014 conNo culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, nos trae su segunda obra, una historia con la que descubrirás que siempre hay algo bueno esperándote a la vuelta de la esquina.

Siempre donde_quierasLlega el autor de Mi chica revolucionaria con más poesía urbana, desenfadada y lírica. No es solo un libro, es una obra de canciones, es un disco de poemas y un diario emocional de un gran año: eldosmilcatorce.

el argumentoEl argumento es una lectura de la que uno sale «con más oxígeno en la sangre, con más luz en la mirada, con más sonrisa en los labios, con más humor en el cuerpo, con más esperanza en el alma y con más fe en la vida, bañado en el convencimiento de que esta, a veces tan difícil, a veces tan maravillosa, vale mucho, mucho, mucho la pena», tal y como comenta Alex Rovira en el prólogo.

Dominación 1._AtadaUna novela erótica contemporánea con un telón de fondo tan atractivo como el bondage japonés

Amery Hardwich está tan concentrada en levantar su negocio que apenas tie­ne tiempo para divertirse. Pero cuando Molly, su ayudante, es víctima de un atraco y se apunta a un dojo de jiu jitsu para recibir clases de defensa personal, Amery no lo duda y la acompaña para apoyarla.

Mientras lluevaTras la guerra y la muerte de sus padres, Alma, hija de un matrimonio burgués, regresa a El Norte, la tierra de origen de su madre, donde nunca ha estado, para vivir con la única familia que le queda y de la que no sabe nada.

Empezar de nuevo. Inventarse. Tratar de borrar el trazo que lastima, antes de descubrir espantada que no está dibujado con un lápiz sino con tinta indeleble. Subirse a un tren y susurrar bajito al compás de su traqueteo: «Sácame de aquí»