Pinceladas de Asturias

facebookTwiterYou Tubeinstagram

Visitas: 443751

La construcción de una imagen. El prerrománico asturiano entre 1844 y 1936, de Pilar García Cuetos

La construcción de una imagen. El prerrománico asturiano entre 1844 1936 de Pilar García Cuetos.jpg Fotos

 

 

 

 

 

 

Desde finales del siglo XIX el prerrománico asturiano comenzó a ser objeto de una serie de intervenciones de restauración y de labores de dignificación.

A principios de los años treinta del siglo XX, el estado de nuestros monumentos más emblemáticos era muy diferente al actual. Los daños ocasionados por la revolución de octubre de 1934 y la guerra civil dieron lugar a una serie de restauraciones que han transformado el aspecto que estos edificios tenían en el primer tercio de la pasada centuria.

Nuevas imágenes localizadas en diferentes fondos nacionales e internacionales, nos permiten conocer el alcance real de intervenciones como la de Fortunato de Selgas en Santullano, seguir el proceso de liberación de añadidos de Santa María del Naranco, o contemplar el interior de San Pedro de Nora antes de su restauración en 1932 y su posterior incendio en la guerra civil.

El grueso de esas imágenes, datadas entre 1900 y 1932, refleja el estado de los monumentos prerrománicos situados en Oviedo (San Miguel de Lillo, Santa María del Naranco, la Cámara Santa y Santullano), 17 de corresponden con San Salvador de Valdediós, 3 con San Pedro de Nora y 4 reflejan el estado de Santa Cristina de Lena antes de su voladura parcial durante los sucesos de octubre de 1934. Asimismo, se considera de interés añadir unas fotografías finales que mostrarían las destrucciones que borraron el aspecto de algunos de estos monumentos: la Cámara Santa tras su voladura, Santa Cristina de Lena tras su derrumbe parcial en 1934 y finalmente sendas imágenes de San Pedro de Nora y San Salvador de Priesca tras resultar incendiadas en el transcurso de la guerra civil.

Esta publicación ofrece al público una imagen ya perdida del prerrománico asturiano, ayuda a comprender su evolución y la repercusión que las destrucciones, el abandono y también las restauraciones tienen en la cristalización de la memoria de lo que consideramos “original” y auténtico”. Conocer es la base en la que se fundamenta la tutela del patrimonio, porque solo aquello que se conoce nos es querido y aspiramos a conservarlo. El interés general y la atracción que despiertan tanto el pasado, como el prerrománico asturiano, permiten suponer que esta obra tendrá una muy buena acogida entre los especialistas y también por parte del público en general.

Forma parte de la “familia” de Pinceladas de Asturias :)

Visita nuestra web

Síguenos en las redes sociales

Envíanos actividades

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.