Pinceladas de Asturias

facebookgoogle+TwiterYou Tube

Visitas: 85639

La Junta de Gobierno aprueba los dos planes especiales del Naranco que permitirán habilitar zonas verdes y proteger los monumentos prerrománicos

Santa María del Naranco4Santa María del Naranco5San Miguel de Lillo1San Miguel de Lillo5La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Oviedo ha dado luz verde a la contratación de una asistencia técnica para la redacción del Plan espacial de desarrollo de dos planes especiales en el Monte Naranco, en concreto los ámbitos AA-NA 2 y AA-NA 4.

La aprobación de estos planes supone el inicio de la tramitación administrativa para llevar a cabo las actuaciones que permitirán preservar el medio ambiente, el patrimonio cultural y el paisaje del Naranco. 

Entre los criterios y objetivos que plantea las fichas incluidas en el Plan General de Ordenación se encuentra la configuración, de forma progresiva, de un sistema general de zonas verdes en la falda del Naranco, que sirva de transición con la zona urbana, además de mejorar la accesibilidad de la ladera meridional y el entorno de los monumentos prerrománicos de Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo. La actuación prevista afecta, sumando los dos ámbitos de actuación, a una superficie de 310.000 metros cuadrados.

"Estos planes especiales suponen un primer paso en el proceso de transformación paulatino que nos permitirá, en colaboración con otras administraciones, preservar el Prerrománico del tráfico. En su sentido general, lo que se plantea es una actuación encaminada a mejorar la calidad del espacio público de la ladera meridional del Monte Naranco. Hemos vivido demasiado tiempo de espaldas al monte, y una ciudad como Oviedo no se lo puede permitir por más tiempo", asegura el concejal de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo.

El plazo de ejecución fijado para la redacción de toda la documentación requerida es de cinco meses y en este tiempo el licitador deberá realizar un programa de trabajo, un documento para la aprobación inicial, un informe sobre alegaciones y por último un texto refundido del documento.  

Al Centro de Recepción e Interpretación del prerrománico se accede a pie por un camino de 150 m. desde el aparcamiento, al que se llega desde Oviedo por la carretera del Naranco, dirección Ules. A 200 m. de Santa Mª del Naranco. Se solicita a quienes visiten los monumentos que aparquen en este aparcamiento y NO en la carretera, al lado de los monumentos. Colaboremos en cumplir las normas. 

Información horarios y paradas de autobús municipal: www.tua.es.

Coordenadas GPS

 

- Centro de Recepci

ón del Prerrománico: Lat. 43.378641, Long. 5.867362
- Parking de los monumentos: Lat. 43.376673, Long. 5.867162.

 

Santa María del Naranco

Santa María del Naraco

Santa María del Naranco1Santa María del Naranco2

Santa María de Naranco

Ees uno de los monumentos más enigmáticos y armoniosos de la historia de la arquitectura occidental. Su tipo no encaja entre los de uso litúrgico, habiendo de pensarse en antecedentes civiles, de los que la raíz -por los motivos decorativos e iconográficos y el diseño de las fachadas- parece encontrarse en la arquitectura tardoantigua y paleobizantina del Próximo Oriente.


Las crónicas asturianas son unánimes al atribuir a Ramiro I (842-850) una importante labor constructiva en el monte Naranco.

Formando probablemente parte de un conjunto de edificios más amplio, destinado a residencia fija u ocasional del promotor, funcionó como templo desde al menos los años iniciales el siglo XII hasta s

u restauración en los años 1929-1934. La denominación con la dedicación a Santa María deriva de la inscripción del altar que fue recuperado entre la mampostería del retablo-altar existente en el mirador oriental. Dicho altar fue erigido en el año 848.

Su estructura, perfectamente simétrica, consta de dos plantas, a su vez divididas en tres dependencias. En la planta inferior, a ras de suelo, se encuentra una sala central, flanqueada al Este por un cubículo subterráneo, cuya función inicial tuvo que ver con el almacenamiento de agua, y al Oeste por una habitación con acceso exterior. La planta superior reproduce esta triple disposición, consistiendo en una sala central y dos miradores laterales, abiertos al exterior mediante amplias arquerías. Miradores superiores y sala inferior están abovedado con cañones articulados con arcos fajones. Las dependencias laterales de la planta baja se cubren con forjados de madera. Los fajones de la planta superior, las arquerías ciegas y los estribos de las fachadas Norte y Sur están enlazados en un sabio sistema de contrarresto de apoyos, lo que permitió al proyectista abrir amplios ventanales y vanos en los paños murales de relleno.

Al costado Norte

 se sitúa un templete con la escalinata de subida a la planta superior, igualmente provisto de vanos bajo arcos peraltados y fustes sogueados. En la fachada opuesta se dispuso un mirador saliente, de doble alzado, del que sólo se conserva la planta y los arranques de muros inferiores, así como los enjarjes de las dos bóvedas que cubrieron sus dos pisos.

El piso superior disfruta de una riqueza decorativa escultórica insólita en cualquier otro edificio coetáneo, y de una muy notable coherencia estilística. Esta escultura arquitectónica se compone de cuatro series de capiteles, sobre fustes helicoidales o sogueados, 32 medallones empotrados en las enjutas de los arcos de los paramentos interiores y exteriores, 16 placas rectangulares situadas en los lados mayores del interior de la sala central, líneas de imposta y cruces esculpidas en los lados menores, a lo que hay que añadir las acanaladuras que recorren las roscas de todos los arcos y los estribos. El edificio no participa de ninguna de las características arquitectónicas que definen los templos, salvo su perfecta orientación según el eje Oeste-Este. La iconografía, sin embargo, se compone de motivos religiosos (cruces, profetas, individuos con traje talar).

 

 

San Miguel de Lillo

San Miguel de Lillo2San Miguel de Lillo3San Miguel de Lillo4

 

San Miguel de Lillo

En un lugar denominado Ligno levantó Ramiro I (842-850) un templo que desde el siglo XII al menos lleva la advocación de San Miguel. Se encuentra a unos 300 metros al Noroeste de Santa María de Naranco. Las divergencias de proyecto y de ejecución entre los dos son lo bastante grandes como para deducir que no corresponden a la actuación del mismo maestro ni taller.


La historia de este templo es accidentada. A fines del siglo XI había sufrido un derrumbe que afectó a los dos tercios de su fábrica original. Sólo permaneció en pie el sector occidental. Tras haber demolido las ruinas, la estructura restante fue consolidada y completada con una tosca capilla oriental, construida en el mismo siglo XI o en los primeros años del XII.

La planta original comprendía un rectángulo de unos 20x10 m, en el que se insertaban una cabecera triple, con tres capillas rectangulares embutidas en único muro testero, un posible transepto inscrito en planta, tres naves divididas por arquerías de ladrillo sobre columnas y un complejo antecuerpo occidental. No tuvo cámaras laterales al Norte y al Sur de las naves. Todas las dependencias del edifico están abovedadas con cañón.

La decoración escultórica es especialmente importante. Forman parte de ella tanto piezas reaprovechadas como labradas ex profeso, lo que resta unidad estilística al edificio. En el exterior, lo más destacable es la serie de celosías caladas, de las que conservamos dos originales en la fachada Oeste y en la fachada Sur. En el interior destacan las grandes columnas de las arquerías divisorias de las naves, apoyadas sobre basas historiadas y coronadas por capiteles imposta troncopiramidales. Las basas, de las que se han conservado una veintena, constituyen uno de los conjuntos escultóricos más originales de toda la Alta Edad Media. Se trata de bloques prismáticos, divididos en sectores cuadrangulares por líneas sogueadas, en cuyo interior se sitúan los Símbolos de los Evangelistas (Tetramorfos).

Este conjunto escultórico atestigua sobre la diversidad de manos que han trabajado en el templo del Naranco. La obra cumbre de la escultura de Lillo se encuentra en las jambas del pórtico. Se trata de dos piezas monolíticas coronadas por una imposta de billetes. En sus frentes, divididos en tres campos, han sido labrados motivos relacionados con los juegos circenses romanos. En el campo superior, representación del cónsul entre dos funcionarios. En el campo central se han esculpido escenas circenses, con una doma de león, erguido en dos patas ante el domador, equipado con bastón y látigo, y un funambulista, en ejercicio de equilibrio sobre una pértiga, apreciándose en segundo plano la jaula o caja de la que ha salido el animal.

El interior del templo conserva importantes restos del revestimiento pictórico original. En las bóvedas de las naves se contemplan motivos de casetones semejantes a los de las capillas de la cabecera de Santullano, formados por octógonos y hexágonos enlazados, con flores y estrellas en el interior.

Forma parte de la “familia” de Pinceladas de Asturias :)

Visita nuestra web

Síguenos en las redes sociales

Envíanos actividades

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.