Pinceladas de Asturias

facebookgoogle+TwiterYou Tube

Visitas: 123615

Los Cañones del Parque del Muelle (Avilés) ya forman parte del Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias

Cañon Parque_del_Muelle.JPGFlanquean la estatua de Pedro Menéndez en el parque de El Muelle, también incluido en este inventario

Son un claro ejemplo de la artillería naval española del siglo XVIII. Los autores del catálogo destacan su óptimo estado de conservación gracias al cuidado con que han sido preservados por el Servicio Municipal de Mantenimiento.

El 18 de marzo pasado la Consejería de Educación y Cultura del Principado de Asturias resolvió incluir en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias una selección de artillería histórica asturiana (resolución publicada en el BOPA del 27 de julio). En la misma figuran los cuatro cañones que desde hace décadas se encuentran en el parque avilesino del Muelle, flanqueando la estatua que la ciudad de Avilés erigió a Pedro Menéndez a principios del siglo XX y de la que es autor el escultor valenciano Manuel Garcí-González. Es una imagen de las más características del casco histórico avilesino y el lugar en el que dan comienzo muchas de las visitas al casco.

Curiosamente están ubicados en un espacio que en enero de este mismo año también fue incluido en el mismo inventario, el Parque del Muelle, que junto con el también avilesino de Ferrera y otros parques y jardines históricos de toda Asturias alcanzan esta distinción. De esta manera en un mismo espacio se ubican dos elementos del inventario: el propio parque y estos cañones.

Algunos estudios apuntan a que proceden de la batería de artillería que se ubicaba en el Castillo de San Juan de Nieva, justo en donde ahora se encuentra el faro que señala el acceso a la Ría de Avilés. Fuese o no esta su ubicación lo que está claro es que la posición estratégica de la villa, al fondo de una ría, hizo que dispusiese siempre de piezas de artillería, de cañones, y éstos podrían ser ejemplares que formaron parte de esta posición.

Su datación es de finales del siglo XVIII. El estado de conservación que presentan, a juicio de los historiadores que han hecho el catálogo, es óptimo gracias al cuidado con que han sido preservados por el propio Servicio Municipal de Mantenimiento. Actualmente se está sustituyendo las calzas de uno de los ejemplares, al presentar cierto nivel de inclinación. Están protegidos por una capa de pintura incolora que impermeabiliza su exterior y permite su perfecta visión.

Están divididos en tres partes y son un ejemplo claro de la artillería naval española del siglo XVIII. Junto a estas piezas de Avilés hay otras de distintos puntos de la costa asturiana y de la ciudad de Oviedo, en este caso vinculados a la tradición armera tanto de la propia capital asturiana como de la parroquia de Trubia.

La inclusión en el Inventario de Bienes del Patrimonio Cultural de Asturias supone alcanzar el segundo nivel más alto de calificación en materia de patrimonio histórico. El primero estaría formado por los denominados Bienes de Interés Cultural, con ejemplos en Avilés como el Casco Histórico, el Teatro Palacio Valdés o el Palacio de Maqua.

Este segundo nivel, el denominado Inventario, se concede a otros bienes también de alto nivel, aunque menos emblemáticos. Se garantiza de esta manera su preservación y conservación.

Un tercer nivel estaría formado por aquellos elementos que forman parte de los catálogos municipales de los planes generales de ordenación urbana. Son los de menor nivel y su inclusión corresponde a los propios ayuntamientos. En el caso de estas piezas su inclusión se hace en base a una decisión de la Consejería de Educación y Cultura del Principado de Asturias y sustentada en informes de instituciones como la Universidad de Oviedo o el Real Instituto de Estudios Asturianos.